Por Qué Los 20 Son La Edad Perfecta Para Comenzar Un Negocio.

Al querer emprender, teniendo 20 años de edad, es muy común que se tengan demasiadas dudas, desde cómo comenzar hasta si de verdad es algo que va a funcionar. Entre el desconocimiento y el poco tiempo libre que deja la universidad, los sueños y la motivación de los jóvenes suele apagarse minutos después de pensar la idea.

Saber si el proyecto será una pérdida de tiempo o no, es una de las incógnitas más recurrentes, pero para salir de esto te dejamos una pequeña anécdota del CEO y Co-Fundador de Nav Levi King:

“Antes de que decidiera dejar la universidad para comenzar mi primer negocio, fui con mi tío Todd para pedirle un consejo. Él no era un empresario, pero jugaba para los Raiders de Oakland y era la persona más exitosa que yo conocía.
Su primera pregunta fue cuánto dinero gané durante mi primer año, yo le di un estimado. Luego me preguntó qué haría si mi negocio fracasa y cuánto me llevaría saber que esto era una pérdida de tiempo. Le dije que lo sabría dentro de un año o dos a lo mucho, y que si fracasa, volvería a la escuela. Luego dijo: «Entonces, ¿por qué diablos no lo haces? Tienes 20 años, estás en la única etapa de tu vida en la que puedes darte el lujo de perder el tiempo”.”

Y así es, a los 20 años es ese periodo de tu vida donde todavía tienes un colchón que ataja tus caídas, y además, es cuando más oportunidades tienes para equivocarte.

Si quieres emprender desde joven, acá te dejamos 5 tips para que tengas éxito en esta nueva aventura:

 

1.- Reposa tu idea.

Muchas veces, cuando tenemos una idea, nos enfocamos en materializarla lo más rápido posible. Saltandonos la línea de lo orgánico y apresurando procesos que requieren tiempo y dedicación para que puedan ser sostenibles.

Antes de poner en marcha tu idea, primero date tiempo para analizarla y planificar cada aspecto posible, así sabrás hacia donde vas y con cuál intención. En este aspecto puedes pedirle consejos a las personas mas inteligentes que conozcas, que sean capaces de brindarte opiniones honestas, ya que al momento de hacer negocios necesitarás más sinceridad que adulación.

 

2.- Fórmate.

Al comenzar tu negocio es bastante probable que tengas que encargarte de muchas áreas; desde la contabilidad, hasta el marketing. Por ello es importante que absorbas tanta información como puedas.

Ve a todos los cursos o talleres que creas convenientes, lee libros, escucha podcasts y pregunta tus incógnitas a cada empresario que conozcas, al principio puede llegar a ser un poco frustrante tener que encargarse de tantas áreas, sobretodo si no se conocen las herramientas para facilitar el trabajo. Pero tranquilo/a, conocer cada área te permitirá en un futuro liderar a los responsables de cada departamento, guiandolos desde la experiencia y el aprendizaje.

 

3.- Apóyate en los números y planificación.

Manejar números y objetivos medibles es vital para las organizaciones; muchas empresas les ha tocado cerrar durante su primer año a causa de su desorganización numérica y que no se tomaron el tiempo para formar un plan de acción con cifras y metas claras.

Desde el primer momento que comiences tu negocio, es importante que establezcas objetivos claros. Define qué es el éxito para ti, hacia donde quieres llevar tu organización y cómo lo lograrás.

Hay una metodología muy buena que puede ayudarte a desarrollar objetivos medibles, te la explicamos a fondo es este post: Cómo hacer objetivos medibles en 5 pasos.

 

4.- Vive el presente.

El futuro puede ser muy intrigante al comenzar, hay tantas posibilidades, que muchas veces nos sumergimos a imaginar cuál sería el futuro perfecto. Ojo, visualizar el futuro no está para nada mal, pero es importante que sepamos aprovechar lo que sucede en el presente, si te enfocas demasiado en el futuro es probable que pierdas de vista muchas oportunidades que pudieras estar teniendo ahora mismo, es por ello que debes mantener un equilibrio en ambos aspectos; visualiza hacia donde quieres ir y trabaja en el presente, para que tu futuro sea tal cual quieres.