Cómo Hacer Objetivos Medibles En 5 Pasos.

Hay una gran diferencia entre decir “quiero generar ingresos” y “quiero vender 30 autos en un mes”, lograr definir tus objetivos de la manera más específica te brindará la capacidad de medir tu rendimiento durante el periodo que elijas, por eso, te traemos este gran método para hacer objetivos medibles en 5 sencillos pasos, y así fijarte metas específicas que puedas alcanzar de manera eficiente.

La regla “eS.M.A.R.T” consta de 5 pilares que te ayudarán a definir los aspectos más relevantes de tus objetivos, acá te explicamos cada uno de ellos:

Primero coloquemos un ejemplo: Supongamos que somos un concesionario de autos y nuestro objetivo será “Generar más ingresos”, apliquemos la regla “eS.M.A.R.T” a este objetivo y veamos como evoluciona:

1.- “eS” (Específico):
Primero que todo definiremos de qué manera lograremos nuestra meta; si somos un concesionario de autos ¿cómo podemos cumplir esta meta? claro está, pues vendiendo autos. Entonces en este primer paso, ya nuestro objetivo deja de ser ambiguo; ahora “vendemos autos”.

2.- “M” (Medible):
Ya sabemos que queremos generar ingresos mediante la venta de autos, pero si nuestra meta es generar 50.000$ en ganancias ¿cuántos autos debemos vender? por eso es bueno que establezcamos un número de autos a vender, esto permitirá medir qué tan cerca estuvimos de lograr nuestra meta o con cuánta ventaja la logramos superar. Entonces, si queremos generar 50.000$ en ganancias, ¿cuántos autos autos se deben vender? sacamos nuestras cuentas y colocamos un número, por ejemplo 15. Ahora ya tenemos un número de referencia para lograr nuestra meta, “debemos vender 15 autos”.

3.- “A” (Alcanzable):
Ahora tenemos un objetivo más desarrollado: “Vender 15 autos”, pero ¿es capaz tu concesionario de distribuir esa cantidad de vehículos? esa es la pregunta que hay que hacernos acá, ya que debemos conocer la capacidad de nuestra empresa para así colocar números acordes a nuestras capacidades, evitemos siempre colocar números absurdos o que no se adapten a nuestras posibilidades, ya que no lograr la meta podría traer desánimo. Entonces, ya sabiendo un número alcanzable podemos seguir al siguiente pilar.

4.- “R” (Relevante):
Debemos entender plenamente que este número que elijamos debe ser completamente relevante para nuestro negocio, por eso, de nada vale que coloquemos un número muy bajo que no se adapte a nuestra meta para así evitar fallar. La cifra que coloquemos debe ir a la par con el amplio de nuestra meta. Con esto en cuenta, podemos continuar.

5.- “T” (Temporalmente condicionado):
Teniendo ya un número definido que se adapte a nuestras capacidades y necesidades, lo que nos queda por agregar a este objetivo es en cuanto tiempo lo lograremos. “Venderemos 15 autos en un lapso de 30 días” (acá también le aplicaremos la regla de alcanzable y relevante) porque no es lo mismo vender 15 autos en 2 años, que en 30 días. Hacer lapsos nos ayudará también a visualizar nuestro rendimiento con el pasar del tiempo, permitiéndonos hacer documentación y comparación.

¡Y eso es todo! en solo 5 sencillos pasos logramos hacer un objetivo inteligente, con enfoque y números claros. ¿Qué esperas? ¡Es momento de definir tus objetivos!